miércoles, 26 de julio de 2017

¿Cómo nos manipulan en política?

En el año 64 de nuestra era, Quinto Tulio Cicerón, con ocasión de que su hermano Marco aspirase al consulado de Roma, -la magistratura más importante de la República-, le remite una extensa misiva sobre "lo que día y noche acudía a mi mente cuando pensaba en tu candidatura".

Aquellas reflexiones, que ya no eran nada nuevo entonces, se convirtieron, dos mil años después, en un vigente breviario de lo que debería ser una campaña electoral. Giulio Andreotti lo describiría como "extraordinariamente interesante, no solo como documento histórico y literario, sino también por una especie de imprevisible actualidad en los hechos que describe".


Efectivamente, el pequeño de los Cicerón, pasa revista a las argucias que debieran servir a su hermano Marco para poder ganar, como efectivamente hizo, el favor de los electores. En la actualidad, pese a la vigencia de sus principios básicos, ha sido mejorado, sino complementado, por las actuales técnicas de marketing.

A no ser que seamos militantes, que tengamos un enorme interés por la política o que la vivamos activamente por la razón que sea, todos somos susceptibles de ser convencidos alguna vez de algo que, en principio, no estábamos dispuestos a admitir. Sin embargo, lo hicimos. Aceptamos. Pero, ¿por qué? ¿Qué técnicas ponen en marcha los partidos, los candidatos, para conseguir influir sobre los electores y conseguir su voto?

Leer más >>>

miércoles, 12 de julio de 2017

Protagonistas de la Transición: Enrique Sánchez de León

La Transición democrática en España se inició con la disolución de las Cortes franquistas, previa aprobación de la Ley para la Reforma Política votada en las mismas y su posterior referendum. Llama la atención de que fueran las propias Cortes franquistas quienes, de forma mayoritaria -435 de los 531 Procuradores-, votaran a favor de la Ley y decidieran así acabar con el franquismo. Los Procuradores en Cortes, con responsabilidad histórica, facilitaron el difícil tránsito de nuestra sociedad a un sistema democrático que abría nuevas vías de convivencia entre los españoles.

Uno de los protagonistas de aquellos acontecimientos es Enrique Sánchez de León Pérez, cabeza de lista de Badajoz por Unión de Centro Democrático, UCD, en las elecciones que se celebraron en 1977. Su carácter aperturista y dialogante, su juventud y su vocación democrática le permitieron vivir, en primera línea, los cambios que emprendía España, y siempre defendiendo posiciones ideológicas de centro.

Hemos tenido la satisfacción de disponer de su visión de España en aquellos momentos y de comentar la situación actual de nuestra política. Sus comentarios sería una excelente base para iniciar un interesante debate en cualquier foro.




Enrique Sánchez de León Pérez, es licenciado en derecho, pertenece al Cuerpo Superior de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social y dirige el despacho Sánchez de León Abogados. Como líder del partido regionalista Acción Regional Extremeña, AREX, se integró en la Unión de Centro Democrático, UCD, de Adolfo Suárez.

En 1977, con ocasión de las primeras elecciones democráticas en España, encabezó la candidatura de UCD por la provincia de Badajoz, resultado elegido.

Ante todo, Extremeño. Habla con serenidad y con solvencia. Tiene en su mochila experiencias que han forjado una personalidad que es referencia política tanto en "la corte" como en su tierra, que no es fácil. Regionalista, centrista y con criterio, cualidades que le sirvieron para pasar de puestos técnicos de alta responsabilidad a cargos políticos con capacidad de construir realidades. Cualidades que, junto a la madurez, todavía le sirven para ser oído y escuchado.

En 1977 funda Acción Regional Extremeña, AREX, como "partido demócrata y social de actitud progresista y reivindicativa para la promoción integral de Extremadura". La posterior incorporación de AREX a UCD, como proyecto político de centro, junto con Adolfo Suárez, le permitió encabezar la lista por Badajoz en las elecciones generales de 1977 y ser elegido como Diputado en el Congreso.

Fue nombrado Ministro de Sanidad y Seguridad Social y sigue siendo un político de referencia en Extremadura. Tras la desaparición de UCD, permaneción en posiciones de centro, formando parte del Centro Democrático y Social, CDS. Compaginó su actividad política con la creación y dirección de un bufete profesional que ha ido consolidando su prestigio en el sector, Sánchez de León Abogados.


¿Cómo describiría la España que ejercía la democracia en 1977?

Con tres características fundamentales: una, confusa, por no saber ni siquiera por dónde iba a ir su futuro, lo que iba a suceder a la muerte política de Franco; dos, miedosa, porque esa propia indeterminación producía inquietud y recordatorio de la aun reciente guerra civil española, cuyos odios, aun soterrados, estaban en su seno; y tres y en último lugar, enteriza, con una insospechada fortaleza social.

Los caminos para la evolución tenían, como se ha repetido infinidad de veces, tres vías: la conservación, la reforma o la ruptura. Naturalmente, la derecha eligió la lealtad al Caudillo; la reforma, el encauzamiento desde el centro; y la izquierda, principalmente, el marxismo-leninismo. Así se planteaba la transición sociológica, que fue un largo proceso en el tardo-franquismo, que puede situarse entre 1970 y 1975.


¿Hemos ganado algo como sociedad en estos cuarenta años de democracia? ¿Qué hemos perdido? ¿Cree que se puede echar algo de menos?

Hemos ganado la democracia y hemos comprobado que vivir participativamente es una dura tarea que solo pueden aporta las sociedades desarrolladas.
...

Para seguir leyendo... leer más>>

sábado, 8 de julio de 2017

Protagonistas de la Transición: Tomás Martín Tamayo

La Transición a la democracia en España, uno de cuyos primeros pasos fueron las primeras elecciones democráticas de 1977, se construyó sobre hombros de gigantes. Ciudadanos que dieron el paso de servicio para construir un sistema de convivencia que rompiese con una dictadura caduca e instaurase en España un espacio de libertades civiles que ninguno sabía cómo podría terminar. Dar el paso de presentarse a una elecciones libres y democráticas, encabezar una candidatura, era hace 40 años algo más que "significarse". Era poner nombre y rostro a opciones políticas en nuestros pueblos y ciudades y poner en juego el prestigio personal en una causa de incierto final.

Para rendir homenaje a aquellos protagonistas que se embarcaron en la aventura de la democracia y que llevaron a buen fin al conjunto de nuestra sociedad, hemos querido mirar hacia atrás y ver el camino recorrido con Tomás Martín Tamayo, cabeza de lista por Badajoz de Alianza Socialista Democrática - Centro Izquierda, ASDCI, en las primeras elecciones democráticas el 15 de junio de 1977.



Tomás Martín Tamayo, es maestro, escritor de éxito, político mientras viva y luchador en todos los agravios que Extremadura padece. Habla siempre claro porque nunca le ha debido nada a nadie. En 1977, con ocasión de las primeras elecciones democráticas en España, encabezó la candidatura de Alianza Socialista Democrática - Centro Izquierda, ASDCI, por la provincia de Badajoz.

Dejó la política de primera línea en 2011, tras treinta y cinco años en ella. Fue Consejero de Cultura, Educación y Juventud de la Junta de Extremadura. Cofundador de Centro Democrático y Social, CDS, junto a Adolfo Suárez. Diputado autonómico por CDS en 1991 y en dos legislaturas más, en 2003 y 2007, como independiente.

Pionero del regionalismo en Extremadura, en 1992, al desaparecer CDS, fundó Convergencia Regional de Extremadura, CREX, que formaría parte posteriormente de Coalición Extremeña.

Además de excelente político, y sido y es reconocido por su labor literaria, en la que, además de sus catorce títulos anteriores, añade y destaca El enigma de Poncio Pilatos, editado por Planeta, y El secreto del agua, publicado por la Diputación de Badajoz. Es también columnista habitual el el Diario regional HOY y autor del blog Cuentos del día a día.


¿Cómo describiría la España que ejercía la democracia en 1977?

Era una España entre perpleja, confusa, esperanzada y alucinada porque acabábamos de salir del cascarón y no conocíamos el camino a seguir. Por una parte estaba la tendencia al proteccionismo que habíamos perdido y por la otra la posibilidad de afrontar retos que ignorábamos y para los que carecíamos de manual de instrucciones.

¿Hemos ganado algo como sociedad en estos cuarenta años de democracia? ¿Qué hemos perdido? ¿Cree que se puede echar algo de menos?

Creo que el saldo es netamente positivo a favor del cambio y la evolución. Todos hemos crecido y todos hemos desarraigado visiones y tendencias que hoy nos parecen del paleolítico. Cuando se abren las puertas no se pueden dejar entreabiertas y son muchas las cosas que se fueron, creo que para siempre. El respeto, la solidaridad, la garantía de que no se pasarían ciertos límites...

Para seguir leyendo.... leer más>>