viernes, 20 de enero de 2017

Características de los equipos de alto rendimiento

Una organización de cualquier tipo, empresarial, social, política o sindical, se sustenta en la actividad de uno o varios equipos de trabajo. Tanto de las habilidades individuales de sus componentes como de las capacidades que se integran y potencian en el grupo,dependerán las posibilidades de toda la organización para alcanzar sus objetivos con la mayor eficiencia posible. El establecimiento de una alianza básica que defina y establezca las relaciones entre sus integrantes será la base para constituir un equipo de trabajo eficaz, un equipo de alto rendimiento.

Un equipo de alto rendimiento no es más que un conjunto de personas con habilidades y capacidades diferentes que trabajan juntas y coordinadas para lograr un objetivo común, logrando mejorar sus resultados de forma continua. Para toda organización que desee mejorar sus resultados, crear, entender y cuidar estos equipos supone una decisión estratégica.




Cuando nos referimos a “equipos de alto rendimiento” queremos visualizar algo perfecto, sincronizado, constituido por los mejores, con estrategias detalladas y en el que todo el mundo sabe qué, cuándo y dónde es lo que tiene que hacer. No es del todo así. Un equipo de alto rendimiento no es una maquina perfecta, pero si es un equipo humano que desea alcanzarla, que potencia los valores individuales, que los alinea con los de la organización para la que trabaja, que se compromete con los demás para alcanzar una meta común y que trabaja, no ya con eficacia, sino con eficiencia en su logro.

Todos estos equipos ideales tienen algo en común que les hace alcanzar resultados de éxito. La organización que logre integrar todas esas características comunes estará en disposición de mejorar sus resultados y crear equipos que construyan una empresa cada vez más exitosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario