jueves, 20 de octubre de 2016

Abstención o elecciones


Después de creer que las elecciones generales del pasado 26J habían clarificado la situación, resulta que no ha sido así. O sí, porque toda lectura es posible.

Si el 20D reflejó que la sociedad española está polarizada, el 26J lo confirmó. Desde entonces asistimos a una guerra de trincheras en la que, con disparos ocasionales, cada uno espera el agotamiento del adversario.

El PP aguanta, que para eso ha ganado. Aguanta fortalecido por los resultados del 26J respecto al 20D y también por las previsiones de resultados que para una previsibles elecciones vaticinan las encuestas. Aguanta el liderazgo de Mariano Rajoy frente a aquellos que personalizan en él los conocidos casos de corrupción existente. Aguanta porque otras posibilidades de gobierno son disparatadas. Y aguanta porque, además, está convencido de que tales posibilidades alentarían una sociedad que a sus votantes les horroriza. El PP cuenta con la posición más cómoda. Posición que le han dado las urnas.

Aguanta en su trinchera Albert Rivera, apoyando a unos o a otros cuando hay ocasión, pero sin decantarse claramente por nadie. Y digo y personalizo en Albert Rivera, solo él, porque ni el mismo sabe con qué cuenta en sus filas. El obligado reclutamiento masivo por la geografía nacional de unos y otros y de estos y aquellos, sin trazabilidad alguna, no garantiza un producto homogéneo, sino que el resultado puede ser inesperado. Y lo será. Den tiempo. Su posición es cómoda pero inestable.

Unidos Podemos está en fase de recuperación. Fue tan fuerte la caída que los hematomas tardan en curar. Su único botín ha sido cargarse a Izquierda Unida, pero a un alto precio. La transversalidad que les aupó a unos resultados muy buenos el 20D, se ha visto superada por su comunión con la izquierda radical y el comunismo, posiciones que siempre han obtenido ramplones resultados electorales.

Y el PSOE, ¡Ay Carmela!, haga lo que haga, decida lo que decida, lo hará mal. Y de lo que haga dependerá el futuro de la socialdemocracia en España. Y solo ellos se han metido en este callejón en el que no se puede virar para corregir el rumbo sin dejar pelos en la gatera. Solo de ellos depende también si hay gobierno de Mariano Rajoy o de si, por el contrario, hay terceras elecciones. No hay más opciones. Y ni una cosa ni la otra le va bien al PSOE.

Las escenas del 1 de octubre en Feraz fueron demoledoras. Sin candidato, con el aparato territorial dividido y sin decisión clara, su posición es muy débil para afrontar unas nuevas elecciones. Ahora bien, ¿qué es peor? ¿Abstenerse y facilitar la investidura de Rajoy o mantener firmes los criterios y acudir a nuevas elecciones más débil que nunca?

La recuperación del PSOE no la pongo en duda. Su fortaleza es su marca, su historia. Es una referencia inevitable. Eso no se lo quita nadie, porque nadie, aunque saque mejores resultados se lo puede quitar. Pero ¿hará bien en abstenerse ahora? Si es una decisión para ganar tiempo, reorganizar y volver a unir –o coser- al partido, no estaría mal. Pero ¿tendrán tiempo? Porque si solo se abstienen y no apoyan, aunque sea puntualmente al gobierno, estaremos abocados necesariamente a nuevas elecciones donde el PSOE, sin tiempo de recuperación, podría incluso romperse.

Y eso ya sería otra historia que, personalmente, no me gustaría contar.

martes, 18 de octubre de 2016

Jesús Pérez Mayo, Director de Cáritas Diocesana en la Archidiócesis de Mérida-Badajoz, invitado al Foro Vision Rotary

Ayer asistió a una nueva sesión del FORO VISION ROTARY, nuestro invitado. Se trata del Profesor de la Universidad de Extremadura y Director de Cáritas Diocesana de la Archidiócesis Mérida-Badajoz, Jesús Pérez Mayo. Sensibilizado por los problemas de pobreza, nos ofreció su VISION de cómo se encuentra Extremadura ante este problema y las posibilidades de atajarlo entre todos.




Sin duda fue una velada interesante en la que ni pusieron de relieve situaciones y vivencias reales que afecta a un colectivo cada vez mayor y para los que no se aplica una política de integración social eficaz. El Director de Cáritas Diocesana también aprovechó para conocer el Club Rotary Badajoz y conocer de primera mano la historia del Rotarismo, su implantación en el mundo y los proyectos que tiene en marcha el Rotary Club de Badajoz.