miércoles, 3 de junio de 2015

¿Por qué coach político? ¿Para qué ahora?

Me llamo Alberto Astorga y, además de economista y funcionario, participo en política desde hace treinta y cinco años. Primero en mi condición de estudiante, luego como sindicalista y, ya hace más de 20 años, como miembro de la estructura política de mi partido, donde he ocupado puestos relacionados con la organización y la acción electoral. He tenido también cargos públicos tanto en la Administración del Estado, como de representación en el Parlamento Autonómico y en el Ayuntamiento de mi ciudad.

Alberto Astorga Coach Politico CoachingLlegué a la política porque deseaba y deseo cambiar la sociedad en la que vivo. Quería y quiero ayudar a mejorar la vida de las personas, de los ciudadanos, de sus pueblos y ciudades, de su bienestar y su desarrollo económico y social, aportando mis ideas y mi trabajo, en la seguridad de que puedo aportar mi esfuerzo en beneficio de todos.

Hace poco tiempo, en estas etapas en las que algo sucede y buscas el sentido de todo, me planteé preguntas. Preguntarme me llevó al mundo de la motivación, del liderazgo, de apoyar y acompañar a personas a encontrarse a sí mismas y a alcanzar sus objetivos y metas. Comencé a apasionarme por el mundo del coaching, como un modo más de cambiar y mejorar mi mundo, cambiar y mejorar mi sociedad.

Me formé como coach y ahora uno mi pasión por la política, con la pasión de ayudar a los políticos a cambiar su mundo, a visibilizar y a humanizar la política.

Ahora soy coach profesional especializado en política. Y desde esta nueva perspectiva y condición, tengo la vocación de ayudarte a sacar lo mejor de ti para el logro de tus objetivos. Hago mías tus metas, vamos juntos a recorrer el camino hasta ellas. Descubrirás otra visión. Otra visión más humana y más real de la política.


Porque juntos vamos a acercar la política al ciudadano. Vamos a regenerar la política con nuevos líderes, a construir personas que quieran servir y ayudar a los demás. Te acompañaré a ser el líder que la nueva sociedad demanda.

Alberto Astorga - 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario